Os dejo mi Paz, os doy mi Paz

Os dejo mi Paz, os doy mi Paz

Os dejo mi Paz, os doy mi Paz

Jesús conoce nuestras condiciones y nos dice: “Os dejo mi paz, os doy mi paz”; también nos dice: no vine a traer la paz, sino el fuego, la espada y la guerra.
Donde Jesús está presente allí está Su Paz, pero también hay fuerzas perturbadoras.
Jesús no nos condena si no Lo seguimos, depende de la Voluntad de cada uno elegir qué hacer y cómo comportarse.

Jesús nos recuerda: “Nadie va al Padre sino por mí”. Nadie va al Padre si no se convierte en UNO CON JESÚS, si no entra en Jesús y si no permite que Jesús entre en él, porque sin Jesús nadie puede levantarse.
Es necesario caminar al servicio de Jesús, en el CAMINO de Jesús, en la VERDAD de Jesús y en la VIDA de Jesús; Si esta Voluntad Viva no está en nosotros, significa que no estamos trabajando para iluminar nuestra Alma, sino que continuamos siguiendo aquello que nos ha llevado a estar sin el recuerdo de lo que éramos. Jesús nos insta a ser un instrumento de Gracia sobre Gracia, para que puedan manifestarse Sus Palabras.

Jesús nos enseña a orar sin cesar día y noche. Orar no significa recitar las mismas palabras o siempre manifestar los mismos lamentos, ¡ORAR SIGNIFICA ESTAR EN COMUNIÓN CON EL AMOR DE JESÚS!
Tomad y comed MI CUERPO dice Jesús, no vuestros cuerpos. ¡En el Cuerpo de Jesús hay una TRANSFORMACIÓN CONTINUA!

Gracias Infinito Cristo Jesús Padre Generador